La historia de un trotamundos

22/01/18

Redondos y mágicos, el mundo y la pelota se parecen. Rubén Oscar Cecco los unió durante una extensa etapa de su vida que jamás olvidará, porque a través de su carrera como futbolista profesional estuvo en 14 países desarrollando la actividad y conoció muchos más corriendo detrás de una pasión que paralelamente fue su trabajo. Pero el encanto de la experiencia también encontró escollos, conformando una historia que el propio protagonista, quien recientemente decidió colgar los botines, resume casi sin pausas...

- "Arranqué en las divisiones infantiles de Racing, después hice inferiores en Quilmes y en Boca, y a fines de 2001 me fui a Ecuador, después a Bolivia, Panamá y de ahí a varias ligas de países asiáticos: Singapur, Indonesia, Malasia, Brunei... volví para Sudamérica, a Bella Vista de Uruguay, hasta que apareció una chance en Europa. Jugué en el Dinamo de Albania, tuve una lesión y regresé a la Argentina. Hubo un paso por San Telmo, aunque cortito, porque salió la posibilidad de firmar para Luqueño de Paraguay. De ahí me fui a Al Ittihad de Aleppo, Siria, un equipo con mucho arrastre. Se armó un buen plantel y ganamos la Copa de Asia, pero yo no pude jugar ni la semifinal ni la final por un inconveniente contractual que surgió. En definitiva, me cortaron el contrato. Fue entonces cuando inicié un reclamo, ya que no sólo no pude estar en esa definición, sino que quedé seis meses sin jugar. Estaba por empezar la guerra, no me pagaron y me dijeron que supuestamente la Federación de Siria se haría cargo. Era octubre de 2010. Y ocho años más tarde, gracias a todo lo que hizo Futbolistas Argentinos Agremiados desde el primer momento, hubo una resolución favorable a mi reclamo. La reanudación de mi carrera se dio en Uruguay y después pasé los últimos tres años en Italia".
- "La experiencia me dice que de veintitres equipos donde jugué, sólo en diez me cumplieron los pagos, y hubo lugares donde si querías cobrar al menos una parte, tenías que llegar a algún acuerdo y recibir el pase, o ir a un litigio. Sólo acá me sentí futbolista profesional y respaldado en ese aspecto. Ahí radica la inquietud de hacer público mi agradecimiento hacia Agremiados, donde hay gente que te da una mano como me la dieron a mí, y que te ayuda si hay un problema. Quiero destacar la predisposición de Sergio Marchi, de los abogados del gremio, de Leo Giuliano... fueron ocho años insistiendo para cobrar lo que me correspondía. Yo vine de arranque con la copia de mi contrato y nada más, no tenía otra cosa. Hubo una reunión con Marchi, con el doctor Suñé y el doctor Confalonieri, y desde ese instante me sentí plenamente apoyado. Antes de eso había intentado reclamar por las mías. Hablé con un abogado y me pedía el cuarenta por ciento de lo que se cobrara, por eso cuando vine a Agremiados y me dijeron que no me cobrarían nada, hasta me pareció extraño".
- "Normalmente jugué de delantero o de volante ofensivo, aunque en algún momento también lo hice de doble cinco, más de juego que de marca. Me casé a los 22 años y desde entonces mi esposa me acompañó en esta aventura. En Indonesia, por ejemplo, jugué en los cuatro climas: en un club que estaba en la montaña, otro en la selva, otro en la capital y otro al lado del mar. Mi hijo a los tres años ya había vivido en tres países distintos, hasta que llegó el momento de parar ese ritmo, sobre todo por él. Tengo 35 años, quise tomarme un descanso, y ya resolveré si continuaré ligado al fútbol. Si bien hice el curso de técnico, no sé si iré por ese camino. Tal vez sí me gustaría aprovechar mi experiencia y hacer de nexo para algún club del exterior que busque futbolistas argentinos".

Organizaciones Futbolísticas:
  • AFA
  • SAF
  • FIFA
  • FIFPRO
  • CONMEBOL
  • CONCACAF
  • UEFA